¿QUÉ ES SUKOT?

Sukot es también conocido como la Fiesta de los Tabernáculos, o Fiesta de las Cabañas.  Sukot es una de las tres fiestas de peregrinación, o fiestas en las cuales nos es comandado “subir” a Jerusalén.  Hoy en día no hay Templo al cual ir en Jerusalén, pero aún celebramos esta fiesta porque es un ensayo de eventos que ya han ocurrido y otros que estan por venir.  El primer día de Sukot y el último (octavo) son Shabats solemnes o especiales, en adición a los Shabats semanales, en los que tampoco se trabaja.

 

Sukot es también conocido como la Fiesta de los Tabernáculos, o Fiesta de las Cabañas.  Sukot es una de las tres fiestas de peregrinación, o fiestas en las cuales nos es comandado “subir” a Jerusalén.  Hoy en día no hay Templo al cual ir en Jerusalén, pero aún celebramos esta fiesta porque es un ensayo de eventos que ya han ocurrido y otros que estan por venir.  El primer día de Sukot y el último (octavo) son Shabats solemnes o especiales, en adición a los Shabats semanales, en los que tampoco se trabaja.

 

¿FUE SUKOT CUMPLIDO?

Sukot es también conocido como la Fiesta de los Tabernáculos, o Fiesta de las Cabañas.  Sukot es una de las tres fiestas de peregrinación, o fiestas en las cuales nos es comandado “subir” a Jerusalén.  Hoy en día no hay Templo al cual ir en Jerusalén, pero aún celebramos esta fiesta porque es un ensayo de eventos que ya han ocurrido y otros que estan por venir.  El primer día de Sukot y el último (octavo) son Shabats solemnes o especiales, en adición a los Shabats semanales, en los que tampoco se trabaja.

Durante la fiesta de Sukot recordamos cuando el Todopoderoso guió a los Israelitas fuera de Egipto, y moraron en viviendas temporales en el desierto por 40 años.  Durante este tiempo, el Todopoderoso también moró en una Suká, la forma singular de la palabra hebrea Sukot, entre la gente (en el tabernáculo).

Para Sukot, a cada familia le es comandado construir una vivienda temporal, una Suká, y morar en ella por los 8 días de la fiesta.  Algunas personas levantan una tienda en la cual moran durante este tiempo, mientras que otros construyen viviendas más elaboradas, aunque también temporales, con caño PVC, bambú, o tablas de madera.  Puede ser tan simple como un techo cuadrado o rectangular con cuatro patas.  Las paredes de la Suká son generalmente de algun tipo de tela.

La mayoría de la gente come sus comidas en la Suká y algunos hasta acampan en ella cada noche.  El propósito de la Suká es el de recordarnos nuestra necesidad de la provisión del Altísimo y el hecho de que nuestra vida en la Tierra es temporaria, como la Suká misma.

¿QUÉ SIGNIFICA?

Sukot es también conocido como la Fiesta de los Tabernáculos, o Fiesta de las Cabañas.  Sukot es una de las tres fiestas de peregrinación, o fiestas en las cuales nos es comandado “subir” a Jerusalén.  Hoy en día no hay Templo al cual ir en Jerusalén, pero aún celebramos esta fiesta porque es un ensayo de eventos que ya han ocurrido y otros que estan por venir.  El primer día de Sukot y el último (octavo) son Shabats solemnes o especiales, en adición a los Shabats semanales, en los que tampoco se trabaja.

Durante la fiesta de Sukot recordamos cuando el Todopoderoso guió a los Israelitas fuera de Egipto, y moraron en viviendas temporales en el desierto por 40 años.  Durante este tiempo, el Todopoderoso también moró en una Suká, la forma singular de la palabra hebrea Sukot, entre la gente (en el tabernáculo).

Para Sukot, a cada familia le es comandado construir una vivienda temporal, una Suká, y morar en ella por los 8 días de la fiesta.  Algunas personas levantan una tienda en la cual moran durante este tiempo, mientras que otros construyen viviendas más elaboradas, aunque también temporales, con caño PVC, bambú, o tablas de madera.  Puede ser tan simple como un techo cuadrado o rectangular con cuatro patas.  Las paredes de la Suká son generalmente de algun tipo de tela.

La mayoría de la gente come sus comidas en la Suká y algunos hasta acampan en ella cada noche.  El propósito de la Suká es el de recordarnos nuestra necesidad de la provisión del Altísimo y el hecho de que nuestra vida en la Tierra es temporaria, como la Suká misma.